TEJEDORAS KäMeNTSÁ

El pueblo Kämentsá y el pueblo Inga están asentados en el Valle de Sibundoy en el departamento de Putumayo, muy cerca de Pasto, Nariño. Un territorio montañoso donde los tejidos cuentan la historia de los pueblosUn lugar mágico para encontrarse con dos grandes culturas. 

Mamá Narciza Chindoy tejiendo un chumbe en la cocina de su casa. Valle de Sibundoy, Putumayo. Foto @andresfvelasco

El pueblo Kämentsá ha sabido conservar muchos saberes ancestrales que están estrechamente relacionados con su espiritualidad y su relación con la naturaleza. Uno de los oficios que se mantiene vivo y vigente es el del tejido. La comunidad teje diferentes objetos de uso cotidiano.

Este chumbe tejido por Mama Narciza mide 25 metros y cuenta la historia de Sibundoy a través de sus diseños y formas. Por lo general los chumbes no son tan largos y son usados a manera de faja para sostener las faldas de las mujeres. Foto @andresfvelasco

Para las tejedoras Kämentsá el tejido es una manera de dejar plasmados los sentimientos y de escribir su historia. En los tejidos está escrita la medicina tradicional, los alimentos y momentos importantes del Valle de Sibundoy. ​ Todos los tejidos tienen un sentido y un uso.

Mamá Narciza Chindoy. Valle de Sibundoy, Putumayo. Foto @andresfvelasco

La inspiración para los Kämentsá ha estado en los seres de la naturaleza, por eso existen símbolos dedicados al agua, al sol, a la luna, a la rana, a los árboles, a la Madre Tierra, a la mujer, entre muchos otros.

A partir de geometrías se dibujan montañas, cultivos, ranas, frutos; partes del cuerpo, la lluvia, el agua, el arco iris. La relación armoniosa que esta comunidad tiene con la naturaleza, su medicina tradicional y su forma simple de vivir la vida es algo de admirar.  

Mamá Pastora es tejedora y sanadora. Valle de Sibundoy, Putumayo. Foto @andresfvelasco

La tejeduría es un arte que se ha transmitido por generaciones.  La mujer Kämentsá es la guardadora del arte del tejido y la simbología de los dibujos. Las generaciones actuales de tejedoras y tejedores, aprendieron de sus abuelas y sus madres. Ellas fueron las encargadas de enseñarles los secretos del hilado, de la urdimbre, del tramado, de la combinación de colores y las historias que se cuentan a través de los dibujos.

Doña Carmela Agreda tejiendo un sayo. Valle de Sibundoy, Putumayo. Foto @andresfvelasco

Tres mujeres, tres historias y un tejido que las une.

Infografía tejeduría Kämentsá por @alerovisual
Infografía Tejeduría Kämentsá por @alerovisual

Procesos de los tejidos e historia. Infografías @alerovisual

La documentación de este oficio la realizamos por encargo para Artesanías de Colombia. Gracias a la comunidad de Sibundoy, a las abuelas y maestras por abrirnos sus saberes, sus casas e historias.

Documental transmedia Los Oficios.

Patrimonio colombiano.

un proyecto

Todos los derechos reservados