TEJEDORAS KAMËNTSÁ

El pueblo Kamëntsá y el pueblo Inga están asentados en el Valle de Sibundoy en el departamento de Putumayo, muy cerca de Pasto, Nariño. Un territorio

montañoso donde los tejidos cuentan la historia de los pueblos

Un lugar mágico para encontrarse con dos grandes culturas. 

Mamá Narciza Chindoy tejiendo un chumbe. Valle de Sibundoy, Putumayo.

El pueblo Kamëntsá es un pueblo único en el mundo, la sabia forma de vida de sus antepasados, y gracias a la tradición oral, han heredado muchos usos y costumbres que se mantienen vivos y les permite presentarse como un pueblo lleno de valores. 

Este chumbe tejido por Mama Narciza mide 25 metros y cuenta la historia de Sibundoy a través de sus diseños y formas. 

Para las tejedoras Kämentsá el tejido es una manera de dejar plasmados los sentimientos y  de escribir su historia, ahí esta plasmada la medicina tradicional, los alimentos y momentos importantes del Valle de Sibundoy. ​ Todos los tejidos tienen un sentido y un uso.

Mamá Narciza Chindoy. Valle de Sibundoy, Putumayo.

La inspiración para los Kämentsá al igual que para muchos otros pueblos y artistas del mundo siempre ha estado en los seres de la naturaleza, por eso existen símbolos dedicados al agua, al sol, a la luna, a la rana, a los árboles, a la Madre Tierra, a la mujer, entre muchos otros, que son representados en los tejidos que visten y usan.

A partir de figuras geométricas se dibujan montañas, cultivos, ranas, frutos; partes del cuerpo como las costillas, el vientre materno, la cabeza, las extremidades; seres fenómenos naturales y sobrenaturales como la lluvia, el agua, el arco iris. La relación con la naturaleza es algo de admirar en esta comunidad.

Mamá Pastora es tejedora y sanadora. Valle de Sibundoy, Putumayo.

La tejeduría es un arte que se ha transmitido por generaciones.  La mujer Kämentsá es la guardadora del arte del tejido y la simbología de los dibujos. Las generaciones actuales de tejedoras y tejedores, aprendieron de sus abuelas y sus madres. Ellas fueron las encargadas de enseñarles los secretos del hilado, de la urdimbre, del tramado, de la combinación de colores y las historias que se cuentan a través de los dibujos.

Doña Carmela Agreda tejiendo un sayo. Valle de Sibundoy, Putumayo.

Tres mujeres, tres historias y un tejido que las une.

La documentación de este oficio la realizamos por encargo para Artesanías de Colombia. Gracias a la comunidad de Sibundoy, a las abuelas y maestras por abrirnos sus saberes, sus casas e historias.

Documental transmedia Los Oficios.

Patrimonio colombiano.

un proyecto

Todos los derechos reservados