Chambira y tintes de la selva

Para las comunidades del Amazonas la selva es una despensa abundante de la cual no solo se alimentan sino de la que obtienen diferentes materias primas para hacer múltiples trabajos. Recorrer la selva de la mano de Kasia para buscar todos los elementos necesarios para sacar la fibra de la chambira y teñirla resultó una experiencia abrumadora digna de Humbolt y la que hubiéramos podido llamar expedición tintes de la selva.  

Kasia sacando curcuma del portón de su casa.  

La chambira es una palmera ampliamente utilizada para la elaboración de artesanías por lo que últimamente conseguirla es más dificultoso que antes, ahora toca caminar un par de horas selva adentro en su búsqueda. Ya se están implementando mecanismos para conservarla y multiplicarla. Es un trabajo que principalmente está a cargo de las mujeres. Con esta materia prima se elaboran hamacas, mochilas, redes de pesca entre otros.

Kasia y la abuela Tomasa sacando las fibras de la chambira. Este proceso debe hacerse inmediatamente después de que se obtienen las hojas para que no se seque y salga fácilmente. 

Hojas, tallos y semillas son la materia prima de donde se extraen los tonos que se usan para teñir las fibras de la chambira. Por lo general las mujeres que hacen este trabajo tienen las plantas para teñir en sus chagras o huertas. En las chagras más que cultivar para comer se cultiva para vivir, es el lugar que utilizan los indígenas para curar el alma, el espíritu y el cuerpo.

La chagra es el lugar donde su cultivan los alimentos pero también la medicina ancestral. Ir a la chagra es como ir al súper de la selva. 

Después de preparar la fibra, ponerla a secar y recoger todos los ingredientes para la tinción de las fibras se hacen diferentes preparaciones para los diferentes colores. Algunos tintes se obtienen cocinados, otros enterradas bajo tierra, otros con la simple maceración. 

Este oficio sigue vivo gracias a la tradición oral. El uso de la chambira en las culturas del amazonas tiene muchos años de existencia, su referencia más antigua data del siglo XVII pero se cree que su uso es mucho más antiguo. 

El proceso del teñido es un proceso largo por la gran cantidad de colores que sacan. Este trabajo y preparar bastante fibra para tener bastante material para trabajar puede llevarles varios días. 

Una vez obtenidos los colores se ponen a secar las fibras. 

Dependiendo de lo que se quiera tejer se debe preparar la fibra ya teñida o natural. Torcer los hilos es un trabajo repetitivo que se hace con la mano y el muslo, con este proceso lo que se hace es hacer fibras mas gruesas para tejer.

Mochilas hechas por Kasia y la abuela Tomasa con tintes naturales de la selva. 

La documentación que hemos hecho de este oficio la realizamos gracias al apoyo y trabajo de Hábitat Sur y Organizmo en el Amazonas. Gracias al proyecto Construye Colombia que lideran hemos logrado contactar artesanos y sabedores de las comunidades uitoto, tikuna, yukuna, murui. Gracias a las comunidades en Leticia y sus alrededores por abrirnos sus saberes y sus palabras y permitirnos acercarnos a su cosmogonía.

 

 

Documental transmedia Los Oficios

Patrimonio colombiano.

un proyecto

Todos los derechos reservados